Lluvia en la noche

Llueve a cántaros y te has empapado
primero tus ropas, después tu piel
para traspasar y llegar a cada rincón de tu interior
no es de noche pero el cielo ha ennegrecido
y parece que se va a caer.

Tras los cristales la lluvia te busca
insensata e impulsiva te habla
y tú no tienes palabras
te has quedado hipnotizada
encerrada, callada, rota

Cesa la lluvia y con ella tu sueño
despiertas, abres tus ojos y la ventana
miras afuera y despliegas tus alas
abandonas tu casa y  buscas ese cielo

el que ha ennegrecido y desaparecido…..



Vistas al mar

Quisiera desaprender muchas cosas
para volverlas a soñar
para volverlas a descubrir
para tener otra vez la mirada limpia,
ingenua de una niña….

A veces entre el caos se abre una ventana
y las vistas al mar me invitan a lanzarme
y nadar hacia el horizonte
lejano, desconocido e irresistible
como si no importara nada más

A veces entre la multitud, estoy sola
entre las palabras, muda y sorda
A veces renazco en el silencio
y entre los gritos y los ruidos

que hay en mi cabeza llena de pájaros……




Se abre el telón


Estás en el escenario principal de tu vida
sólo que ahora te cuesta reconocerlo
lo que te rodea te parece ajeno,
sabes que el público espera que digas algo
pero te has quedado en blanco

todos esperan que pases a la acción
pero no recuerdas cual es el siguiente paso
que tienes que hacer, que decir
¿quién te va a dar la réplica?
¿vas a recuperar tu personaje?

Tanto tiempo trabajándolo
los antecedentes, las circunstancias
las personas que le rodean
y no recuerdas nada

no recuerdas nada……



El corazón en mis manos


Tengo el corazón en mis manos
Cuando lucho hasta quedar exhausta
Cuando con mi fuerza me comería el mundo
Cuando soy vencida y me siento débil,

Y también cuando miro en mi interior
Y encuentro aquello que desapareció
Tengo el corazón entre mis manos
Mimado, estropeado, en observación…

Y revolotea una imagen en mi mente
La de un corazón que tiene memoria
Que a pesar de todo sabe cuál es su sitio
La de un corazón perdido y encontrado



Avanzar

Doy pasos agigantados para esquivar el hielo
que va deshaciéndose debajo de mi
y ahora sé que lo conseguiré

No me engullirá, mis alas no sangraran más
porque mis zancadas dejaran lejos el hielo
porque romperé paredes imaginarias que me tenían encerrada

Y volveré a respirar, a entrar en calor
a recuperar los trocitos que quedaron
y de día y de noche seguiré andando

A zancadas, a pasos infantiles,
correré tras el viento,
andaré para observar lo que quedó atrás

ahora si…



De vuelta


Mi cuerpo suspendido, ahora es sombra
busca su centro de gravedad
y mientras encuentro mi voz
mis ojos miran a lo que parece ser el más allá

Siento anclados mis pies, pero no prisioneros
esperan encontrar su propio ritmo
y entonces empiezo a bailar
sin sentido, sin control aparente

Dejándome llevar por la música
que me transporta lejos de aquí
hacia un lugar recóndito
donde me siento segura
del cual no sé si sabré o querré volver

Se difumina la realidad, y yo me reconozco
y cada vez más cobra sentido
esta ensoñación de la que no quiero despertar
esta sensación de volver hacia algún lugar

que me es conocido …….



El viaje

Al recibir la llamada, cogió su abrigó y salió de casa. Cogió el coche y se dirigió a su destino. Había bastante tráfico y era consciente de que no estaba en las mejores condiciones de conducir pero no podía detenerse, no ahora. Aparcó el coche en el lugar donde le habían dicho, en el segundo parquing en la sección B32 del aeropuerto y se dirigió a la terminal de llegadas. Aún conservaba el billete pero temía que llegar a las cintas portamaletas no fuera tan fácil como le habían comunicado. Pero para su sorpresa cuando llegó le indicaron donde debía ir.

Se situó en la salida de maletas VX587 y esperó mientras su mente viajaba por todos los ámbitos de su vida de aquel último año. El verano pasado cogió un avión hacia algún lugar pero lo cierto es que se perdió aún más. Al volver de ese viaje, su maleta no volvió con ella, se perdió. Y con ella perdió una parte importante de su existencia, cosas que para cualquier otra persona eran insignificantes y de poco valor pero que para ella eran toda su vida.

Hacia más de media hora que esperaba y empezaba a angustiarse cuando vio salir su maleta roja, la que había perdido el verano pasado en un viaje que quizá no debería haber hecho nunca. El corazón le empezó a latir con más fuerza y al coger la maleta no pudo frenar el impulso de abrirla allí mismo.

Parecía que estaba todo: el libro que estaba leyendo cuando perdió la maleta, su diario personal junto con la estilográfica de la suerte, el reproductor de música que contenía la banda sonora de su vida y la cadena que llevaba su llave, la llave que no había tenido la oportunidad de abrir esa puerta….. De repente se sintió inundada de felicidad, cerró la maleta y se dirigió al coche pero no lo encontró.

Se aseguró de estar en el parquing donde había dejado el coche, en la sección  B32, recordaba haberlo dejado allí hacía solo un rato pero ahora parecía que la tierra se lo hubiese tragado.
Dio media vuelta y se dirigió de nuevo al aeropuerto, esta vez a la terminal de salidas…. no sabía muy bien porque pero alguna cosa le decía que allí encontraría la respuesta. Se acercó al mostrador y preguntó si había alguna reserva a su nombre y tampoco supo por qué pero no se extrañó cuando la chica que la atendió le dio un billete y le indicó donde debía ir para embarcar.


Ese día volvía a subir a un avión y esta vez no escapaba de nada. Acababa de recuperar su maleta, y con ella su vida. Aquel día emprendía un nuevo viaje y por fin podría abrir esa puerta……



Tú eres todo

Tú eres todos los colores existentes
todos los colores que alguien me prometió
pero que nunca creí poder ver hasta que te conocí
Tú que bailas entre la noche y el día

Tú eres todas las notas de mi música interior
eres la banda sonora de mi vida presente
eres la armonía del diapasón perdido
Tú que bailas más allá del infinito

Tú eres la mirada limpia que me fascina
Tú eres el aroma que me hipnotiza
Tú eres el sabor que envuelve mi paladar
Tú eres el sol en un día de lluvia

Tú que bailas al atardecer entre sonrisas

Tú que viniste para hacerme sentir viva
tú que tal vez sepas como me siento
eres la fuerza y la fragilidad
Eres la sonrisa que me delata

Tú que bailas cuando cae la noche
y al caer dormida haces bailar mi sonrisa
tú que al despertar eres tan niña
tú que bailas en mi corazón …




Me enredo

A veces veo la vida pasar
veo a las personas detrás de un cristal
se enredan las palabras entre nubes cálidas
vuelvo a mi refugio, a mi lugar seguro

y aún así sé que no tengo opción
sé que tarde o temprano debo volver
y a veces se me enredan las piernas
y al caminar creo caer

y espera mi refugio detrás del cristal
donde veo a la vida y a las personas pasar
envuelta entre algodones; segura y desenredada
lejos del caos, lejos de todas las cosas que me cuesta entender

y no sé dónde está la puerta de salida
o de entrada, de este mundo a veces extraño,
de este otro imaginario, el que yo he creado

pero inevitablemente me desenredo al oir mi nombre de tus labios………